Finalmente, ¿que es un podcast?

La explicación que conseguí en http://wikipedia.org/ es un poco técnica e irrelevante. En cristiano – ¡ ja, ja ! – la cosa es mas o menos así:

Una o varias personas quieren dar a conocer sus opiniones acerca de un tópico particular. Graban un archivo digital multimedia (audio solamente o audio y vídeo) y lo hacen disponible en Internet. Quien desee conocer esas opiniones puede descargar el archivo de Internet y escucharlo en su computadora o en un reproductor digital portátil.

Estos podcasts pueden estar constituidos por un único programa o mas frecuentemente por programas grabados y hechos disponibles periódicamente. Para conocer las actualizaciones de estos últimos, existen programas llamados “aggregators” que verifican la existencia de nuevos programas y los descargan automáticamente a la computadora.

Para saber que podcasts están disponibles se puede ir a sitios web especializados que sirven de índice de podcasts. Un ejemplo de estos sitios es http://www.thepodcastnetwork.com/, pero hay muchos sitios similares.

La ventaja de los podcasts sobre la radio tradicional es que uno puede escoger exactamente que programas escuchar y cuando escucharlos. Si le gusta la tecnología, descarga podcasts sobre ese tema. Para los amantes de la historia, hay muchos podcasts muy buenos. Mi favorito en ese tema ha sido el dedicado a Napoleón Bonaparte, que puede ser descargado desde http://napoleon.thepodcastnetwork.com/. Leyes, yoga, cocina, vinos, sexualidad, literatura, educación, aprendizaje de idiomas y pare de contar.

Lamentablemente, la mayoría son programas en lengua inglesa. Cada día que pasa, quienes no hablan esa lengua – a pesar de lo arcaica y pobre que en general es – se quedan mas y mas relegados en un mundo en constante cambio.

A la fecha de publicación de esta entrada, en la parte derecha del blog aparecen algunos podcasts a los que estoy suscrito hoy día.

¿Por que los venezolanos somos tan recelosos de la tecnología?

Ayer hablaba con una persona que no tenía ni idea de que es un podcast. Suelo olvidar que la mayoría de la gente – particularmente en Venezuela – no se interesa en la tecnología. Me parece que este desconocimiento y desinterés por la tecnología se debe a tres razones fundamentales:

  1. La mayoría de los docentes venezolanos poseen escasa preparación académica, inexistente motivación y muy baja auto-estima. Esto les hace asumir una actitud omnisapiente y autoritaria que los párvulos resisten al principio pero terminan por aceptar. En todo caso, la escasa preparación académica termina obligando a los docentes a basar su infinita omnisapiencia en los libros de texto y su absoluta autoridad en la necesaria memorización y repetición de los conceptos allí expresados. Cualquier intento de racionalización o discusión de ideas es considerado un irrespeto a la autoridad del docente y es sumaria y rápidamente castigado. Al final el estudiante “aprende” que la realidad no cambia, que la verdad está contenida en los libros – cualquier libro – y que estos aburridos libros son para memorizarlos y no para pensarlos. Al final de su educación se obtiene un venezolano resistente al cambio o al menos receloso del cambio. La siempre cambiante tecnología termina convirtiéndose en algo amenazador y anormal de lo que es mejor mantenerse alejado.
  2. La mayoría de las escuelas no disponen de laboratorios de computación. Solo algunas élites afortunadas tienen acceso cotidiano a su uso y se constituyen en “expertos” a los ojos de la población general. Los demás nos conformamos con utilizar una que otra aplicación “fácil” y dejamos los detalles y las aplicaciones “complejas” a estos “expertos”. Esto se me hace evidente con frecuencia cuando personas que conozco acuden a mi para solicitar ayuda para conectar un auricular “bluetooth” a sus teléfonos celulares. El proceso es brutalmente sencillo y está descrito en tres o cuatro pasos en los manuales de usuario de casi todos los modelos y marcas de celulares. Pero leer el manual nos recuerda nuestras lecturas en la escuela y eso no es bueno. Además, “Carlos sabe de eso”.
  3. La mayoría de las personas utiliza la computadora como otra fuente de interacción social, centrando su uso alrededor del envío y recepción de correo electrónico y mensajes instantáneos. Otros usos posibles pueden incluir la publicación de documentos y el acceso a información similar a la contenida en los libros de texto. La publicación de documentos no tiene sentido pues todo lo que sabemos ya fue escrito por alguien. Si por fortuna del destino tuviésemos algo nuevo que añadir al conocimiento humano, ponerlo por escrito sería utilizado como instrumento de tortura por nuestros docentes y nadie quiere hacerle eso a los niños.

Reflexionando un poco, creo que quien me hizo “experto” en tecnología fue mi padre. Curiosa conclusión considerando que él mismo no sabe absolutmente nada de tecnología. Sin embargo, siempre me conminó a razonar, a pensar, a considerar distintos ángulos de un problema, formular hipótesis y finalmente a sacar conclusiones por mi mismo. Nunca me enseñó cosas abstractas sino que se dedicó a enseñarme a aprender. Debido a que la tecnología está cambiando constantemente, las cosas que uno “sabe” son irrelevantes. Lo importante es lo que no sabemos aún, y nuestra capacidad por aprender precisamente eso.

¿Como se vé el escritorio de Kubuntu Linux?

La diferencia práctica entre el escritorio Gnome usado por Ubuntu y el escritorio KDE usado por Kubuntu radica en chequear con el ratón una cajita en el manejador de paquetes. Muy sencillo de hacer aún para personas que nada saben de computadoras. Los usuarios experimentados usualmente utilizaremos la línea de comando para el mismo propósito. Esto se debe a que:

  1. Por lo general somos mas rápidos tecleando que moviendo el ratón. Si bien seleccionar con el ratón es usualmente mas “intuitivo”, su uso involucra alejar la mano del teclado. Eso consume una pequeña cantidad de tiempo, que repetida incontables veces todos los días… you get the point!
  2. Muchas veces ni siquiera sabemos que las herramientas basadas en el ratón existen.
  3. Nos gusta hacer las cosas de manera distinta al resto de las personas.
  4. Al tener un poco mas de experiencia utilizando computadoras, sabemos que la línea de comandos es mas eficiente en términos de uso de los recursos del sistema. En cristiano, es mas rápido e interrumpe menos a las otras aplicaciones (reproductores de música, buscadores web, procesadores de texto, etc.)

Como algunos usuarios de Ubuntu no conocen el escritorio de Kubuntu, aquí les dejo un “screenshot” :

Publicada el 20070707 - Kubuntu 7_04 screenshot

¿Quien pregunta?

No sé si eres quien esto quiere saber, o es alguien mas que trata de inquietarme con tus preguntas. Sí lo entendí de inmediato, cada palabra. Eso es extraño, muy extraño.

Aquí lo guardo para no olvidarlo, primero transliterado al castellano, luego traducido a este:

joni ohni vi eh vió. Hassshem iashash-avlí. hussmasí jumafaltí ohh tó.
“Y acerca de mi, soy pobre e indigente. Hashem mi Di-s pensará en mi. Mi ayuda y mi liberador eres”.

¿Es hora de retomar mi camino?