¿Que es un ingeniero?

Según los artículos 4, 5 y 18 de la “Ley de Ejercicio de la Ingeniería, Arquitectura y Profesiones Afines” – publicada en Gaceta Oficial Nº 25.822 de fecha 26 de Noviembre de 1958 – un ingeniero es una persona que posee un título de ingeniero emitido por una universidad e inscrito en el Colegio de Ingenieros de Venezuela. Son dos requisitos simples apropiados para la fecha de promulgación de nuestra vetusta legislación.

¿Es suficiente poseer un título universitario para ser REALMENTE un ingeniero?

No lo creo. La calidad de la enseñanza impartida en nuestras universidades – emisoras de los títulos obtenidos en Venezuela o aval de los títulos obtenidos en el exterior – varía entre la calidad mundial y el vulgar comercio de títulos a cambio de dinero y asistencia a clases. Añadamos a esto la calidad intelectual de nuestros bachilleres y tenemos como resultado miles de profesionales con un título en la mano y nada en la cabeza.

Pareciera, sin embargo, que estas diferencias entre universidades están presentes de alguna forma en otros países. En Canadá, por ejemplo, la denominación de Ingeniero Profesional (Professional Engineer o Ingénieur Professionnel) está regulada por las órdenes profesionales provinciales. Para obtener la inscripción en estas órdenes – y poder ejercer la ingeniería – se debe poseer un título universitario relevante y hacer una pasantía supervisada por un miembro pleno de la orden por un período de 2 años.

Todos los aspectos discutidos anteriormente solo definen los requisitos legales para que la sociedad considere a un individuo como ingeniero. ¿Qué requisitos adicionales requieren los ingenieros para considerar a un individuo como uno de sus pares?

Ummmmmmm. Se me ocurre que un ingeniero es alguien con un conocimiento profundo de las ciencias básicas y una disposición natural a crear en base a esos conocimientos. La disposición a crear se convierte en la razón de ser del ingeniero. Las ciencias básicas – matemáticas, física y química – pasan a ser el modelo que explica el funcionamiento del universo, el fundamento del proceso creativo y el lenguaje común a nuestra profesión.

Debido a que los ingenieros comprendemos el mundo basándonos en las simples, estables y previsibles ciencias básicas, tenemos tendencia a meternos en problemas cuando interactuamos con otras personas (incluso con otros ingenieros). Los seres humanos somos complejos, imprevisibles y cambiantes, y nadie nos enseño a lidiar con ellos en la universidad.

Caracas está mas congestionada que nunca

Me impresionó muy desfavorablemente la cola en que me metí en la autopista Francisco Fajardo un lunes a las 9:30 de la noche. Cuando vivía en Caracas hace unos 13 años, está cola se “desvanecía” alrededor de las 8:15 p.m. Casi una década y media mas tarde, las cosas solo empeoran. No es de extrañar pues, a pesar del auge económico de los últimos años – con el consecuente aumento del número de vehículos particulares -, las vías de comunicación de la capital no han sido ampliadas significativamente. Lo peor de todo es que las personas se acostumbran a vivir en este caos sin siquiera pensar que hay alternativas.

La foto siguiente muestra una toma del estacionamiento errrrr… autopista a esa hora:

Publicada el 20070822 - 20070820 Autopista Fco Fajardo a las 21H24

Sin embargo, hay cosas que todavía extraño. Las frías mañanas de enero y febrero eran espléndidas. En Maracaibo no hay nada comparable. Hay calor todo el bendito año.

En la subida de tazón, a eso de las 6:30 de la mañana, tomé estas dos fotos nostálgicas. Me recordaron un poco mis escapadas para amanecer en el cerro el ávila, muchos años ha:

Publicada el 20070822 - 20070821 Subida de Tazón - 1

Publicada el 20070822 - 20070821 Subida de Tazón - 2

Las fotografías fueron tomadas con un teléfono celular Nokia N73 que incorpora una cámara digital de 3,2 megapixels.

Mano a mano

Publicada el 20070816 - Gardel-Foto-Silva-Montevideo

Rechiflao en mi tristeza, te evoco y veo que has sido
de mi pobre vida paria sólo una buena mujer
tu presencia de bacana puso calor en mi nido
fuiste buena, consecuente, y yo sé que me has querido
como no quisiste a nadie, como no podrás querer.

Se dio el juego de remanye cuando vos, pobre percanta,
gambeteabas la pobreza en la casa de pensión:
hoy sos toda una bacana, la vida te ríe y canta,
los morlacos del otario los tirás a la marchanta
como juega el gato maula con el misero ratón.

Hoy tenés el mate lleno de infelices ilusiones
te engrupieron los otarios, las amigas, el gavión
la milonga entre magnates con sus locas tentaciones
donde triunfan y claudican milongueras pretensiones
se te ha entrado muy adentro en el pobre corazón.

Nada debo agradecerte, mano a mano hemos quedado,
no me importa lo que has hecho, lo que hacés ni lo que harás;
los favores recibidos creo habértelos pagado
y si alguna deuda chica sin querer se había olvidado
en la cuenta del otario que tenés se la cargás.

Mientras tanto, que tus triunfos, pobres triunfos pasajeros,
sean una larga fila de riquezas y placer;
que el bacán que te acamala tenga pesos duraderos
que te abrás en las paradas con cafishios milongueros
y que digan los muchachos: “Es una buena mujer”.

Y mañana cuando seas deslocado mueble viejo
y no tengas esperanzas en el pobre corazón
si precisás una ayuda, si te hace falta un consejo
acordate de este amigo que ha de jugarse el pellejo
p’ayudarte en lo que pueda cuando llegue la ocasión