No te amo por lo que haces por mi, ni por ser quien eres… te amo a pesar de ser quien eres

Hace algunos años asistí al entierro de un tío materno de mi ex-esposa. Conocía al difunto desde 1988 y la verdad no recuerdo haberlo visto sobrio ni siquiera una vez en los más o menos 20 años que le conocí. Por referencia de mi ex-esposa, supe que su salario se repartía básicamente entre el alcohol y la manutención de uno de sus hermanos, quien mantenía una relación parasitaria con el difunto. La esposa del difunto, típica mujer venezolana, trabajaba de sol a sol para echar adelante un hogar con dos hijos e incluso al mismo padre que nada aportaba.

Durante el entierro, el – según mi ex-esposa – hermano parasitario del difunto y de nombre Enrique, lloraba y gritaba como una marica. ¿Amor o interés? Contrastablemente, el hijo del difunto mantenía una prestancia que me inspiró respeto y una profunda admiración. Estabamos en presencia de un hombre equilibrado y ecuánime, capaz de enorgullecer al más exigente de los padres.

Luego de sellar el sepulcro, el hijo del difunto tomó la palabra para decir la elegía de rigor. En el cementerio se encontraban sus familiares – muchos hermanos, hermanas y sobrinos – y sus compañeros de trabajo de muchos años, de manera que todos los presentes conocíamos perfectamente la conducta del enterrado. Con voz firme y a la vez temblorosa, el hijo le dijo a todos los presentes que a pesar de todos sus defectos, su padre era su padre y tanto él como su hermana lo adoraban hasta más no poder. ¡Papá, nos vas a hacer falta cada día que vivamos! Pasó entonces a relatar lo mucho que extrañaría ver a su padre retozar alegremente con su nieto, riendo y gritando del puro gusto de estar juntos.

Recordando estas cosas, hace un par de semanas escribí la horrenda pseudo elegía ¨Elegía sin tercetos¨ que aparece publicada en este mismo blog. Me di cuenta que los hijos aman a sus padres o no los aman. Si los padres trabajan sin descanso para asegurarles el bienestar a los hijos o si, por el contrario, se comportan negligente e irresponsablemente, el resultado final va a ser el mismo. En un sentido mas general, no puedes dejar de ser quien eres para lograr el amor de otros.

El problema es que las personas te aceptan como eres solo al principio de su relación contigo. Mirando en retrospectiva me doy cuenta que el hombre que hoy día prefiere distraerse frente a una computadora en lugar de mantener una conversación con otra persona no es distinto al niño que pasaba sus vacaciones escolares encerrado en su biblioteca leyendo ávidamente; no es distinto al adolescente que amanecía estudiando teoría de estructuras o proyectos estructurales de acero por el solo placer de aprender; no es distinto al joven recién graduado que amanecía en la oficina calculando cosas y disfrutando del silencio y la soledad. No soy distinto.

Con melancolía y tristeza me doy cuenta que a pesar de siempre haber velado por su bienestar y a pesar de amarlos con todo aliento de vida que HaShem me ha concedido, mis hijos Néstor (nombre dado en honor a mi padre) y Bego (nombre dado en honor a mi madre, aunque no se acuerde de la conversación de donde proviene), me ven como al extraño que veo cada día en el espejo cuando me afeito.

Anuncios

¡Al fin me decidí a comprar una MacBook!

MacBook_white

Noticias viejas. El primero de mayo de este año – hace 22 días – por fin me decidí a comprar la bendita MacBook. Terminé comprando la ¨top of the line¨… de la temporada pasada. Aún así, me costó aproximadamente 25% más que una máquina con componentes similares en el mundo de las PC con Microsoft Windows. Está por verse si el ¨Apple Tax¨ – sobreprecio relacionado al hardware de Apple – vale la pena.

A continuación enumero las cosas que más me han llamado la atención hasta ahora:

1. !El teclado es en español! Desde que empecé a usar computadoras hace 24 años, me he resistido sistemáticamente a usar teclados en español. De hecho, el primer teclado en español presente en una computadora que he comprado personalmente fue adquirido cuando compré mi netbook Acer Aspire One 150 el 23 de enero de este año. Considerando lo escrupulosísimo que soy con el uso de los acentos cuando escribo tanto en castellano como en francés, mi tendencia a comprar teclados en inglés para luego configurarlos como ¨US-International¨ es imperdonable. En todo caso, me he dado cuenta que estos teclados en español son fantásticos cuando se escribe en castellano o francés.

Mi Apple MacBook white al lado de mi Netbook Acer Aspire One 150. Al extremo derecho, mi BlackBerry Bold.
Mi Apple MacBook white al lado de mi Netbook Acer Aspire One 150. Al extremo derecho, mi BlackBerry Bold.

2. Las teclas del teclado parecen pastillas de chiclets. Cada tecla es un cuadrado de plástico. No se parecen a nada que haya usado antes en el mundo de las PC de windows. Sin embargo, son comodísimas y de hecho me están motivando a – finalmente – aprender ¨touch typing¨.

3. Al comienzo de mi interacción con OS X (el sistema operativo), la metáfora de la instalación de aplicaciones se me ha hecho particularmente poco intuitiva. Personalmente, prefiero la metáfora de Linux a través de Synaptics o incluso la metáfora de Windows. Sin embargo, solo me tomó un par de días acostumbrarme al nuevo paradigma.

4. La computadora carga el sistema operativo y presenta el escritorio de manera muy rápida. Una vez presentado el escritorio, este está completamente a disposición del usuario. Mi anterior experiencia con Windows indica que ese inferior sistema operativo cuando está arrancando le presenta solo una ilusión de escritorio al usuario. Se ve el escritorio pero durante un tiempo no se puede hacer nada productivo con él.

5. ¡Solo tiene dos puertos USB! Esto es simplemente ridículo. Hasta mi Netbook Acer Aspire One 150 de 300 USD tiene 3 puertos USB. Si conecto mi modem USB 3G de Movistar y mi ratón inalámbrico Logitech, ya no puedo conectar ni mi disco duro externo ni mi pen drive. En descargo de Apple, sus usuarios tradicionales pueden utilizar el tercer puerto FireWire, localizado justo al lado de los dos USB. Pero para un usuario tradicional de PC´s de Windows, es un fastidio tener un puerto FireWire en lugar de un tercer puerto USB. Para ejemplo, mi Dell XPS 1710 tiene 6 puertos USB ademas del bendito puerto FireWire.

Apple MacBook white, Acer Aspire One 150, BlackBerry Bold y Dell XPS 1710.
Apple MacBook white, Acer Aspire One 150, BlackBerry Bold y Dell XPS 1710.

6. Esta cosa no tiene lector de tarjetas de memoria. Debí buscarme un adaptador para poder leer las tarjetas de memoria de mis cámaras digitales. Not funny!

7. El ¨trackpad¨ es amplio y muy cómodo. El mejor que he probado en mi vida. Todavía no me termino de acostumbrar al único botón (izquierdo), pero posar dos dedos en el trackpad mientras se presiona el único botón disponible para simular el botón derecho no es demasiado complicado, anyway. Más aún, por primera vez en mi vida he considerado la posibilidad de utilizar un trackpad o touchpad en lugar de un ratón tradicional en una portátil.

8. La batería es excelente. Con la configuración por defecto, una carga completa dura entre 3,5 y 4 horas.

Debe haber un millón de detalles más, pero hasta ahora, tanto el hardware como el sistema operativo me tienen gratamente impresionado. Particularmente, el SO parece muy eficiente en el uso de espacio de disco y memoria. Considerando que OS X v10.5 está certificado como UNIX 03, para un fanático de linux como yo es un verdadero placer utilizarlo. La verdad no he ¨booteado¨ Ubuntu Linux 9.04 todavía en mi nueva MacBook, pero no debo tardar mucho.

Las fotografías fueron tomadas con una cámara digital Panasonic Lumix DMC-TZ3 de 7,2 megapíxeles.

Un hermoso poema de Mario Benedetti, dedicado a mis amados hijos Néstor y Bego

Rostro de vos

Tengo una soledad
tan concurrida
tan llena de nostalgias
y de rostros de vos
de adioses hace tiempo
y besos bienvenidos
de primeras de cambio
y de último vagón.

Tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto
y por sabor.

Sin temblor de más
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos.

Estoy lleno de sombras
de noches y deseos
de risas y de alguna
maldición.

Mis huéspedes concurren
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor
yo les pongo una escoba
tras la puerta
porque quiero estar solo
con mi rostro de vos.

Pero el rostro de vos
mira a otra parte
con sus ojos de amor
que ya no aman
como víveres
que buscan su hambre
miran y miran
y apagan mi jornada.

Las paredes se van
queda la noche
las nostalgias se van
no queda nada.

Ya mi rostro de vos
cierra los ojos
y es una soledad
tan desolada.

In Memoriam: Mario Benedetti, 1920-2009.

Mario Benedetti

A propósito de la muerte de Don Mario Benedetti hace apenas tres días, Telesur presentó una entrevista con el autor hecha hace algunos años. De conversación sencilla y sin poses, Don Mario contó muchas anécdotas de su infancia y su larga vida. Disfruté de la conversa de la misma forma como disfrutaba las conversaciones con mi abuela Yolanda. Una sucesión de infinitas anécdotas llenas de detalles – algunos inverosímiles – que en el caso de mi abuela eran siempre confirmados con posterioridad en conversaciones casuales con otras personas.

La extrema simpatía y sencillez de Don Mario me llevó a releer en internet algunos de sus poemas. En mi período poético – alrededor de 1991 – había explorado su poesía concluyendo al final que, mayormente, Don Mario era la prueba viviente de la naturaleza más editorial que intelectual del boom literario latinoamericano de los años 60. Con una que otra excepción, sus poemas no mueven en mí un cabello. No es que yo sepa de eso, pero prefiero a José Ángel Buesa, Andrés Eloy Blanco y Pablo Neruda. Aquiles Nazoa también, si la intención es reírse un rato.

Paz a sus restos.

Elegía sin tercetos

Hace unos cuantos años
ya no recuerdo el día
al funeral de un tercio
que medio conocía
resulté convidado

El hijo del finado
cantando la elegía
contaba como el padre
borracho cada día
nunca fue un buen ejemplo

Una vez en el templo
el hijo recordaba
sin vacilar intento
como su madre brava
sustento procuraba

Que nunca fue un buen hombre…
que todos los sabían…
hermanos y sobrinos
presentes ese día
presentes asentían

El hijo frente al foso
con los ojos llorosos
concluyó, finalmente
y todos los presentes
presentes asentían

Padre nunca creerías
con todos tus defectos
que no amaneció un día
que yo no te quería
jamás te olvidaría