Elegía sin tercetos

Hace unos cuantos años
ya no recuerdo el día
al funeral de un tercio
que medio conocía
resulté convidado

El hijo del finado
cantando la elegía
contaba como el padre
borracho cada día
nunca fue un buen ejemplo

Una vez en el templo
el hijo recordaba
sin vacilar intento
como su madre brava
sustento procuraba

Que nunca fue un buen hombre…
que todos los sabían…
hermanos y sobrinos
presentes ese día
presentes asentían

El hijo frente al foso
con los ojos llorosos
concluyó, finalmente
y todos los presentes
presentes asentían

Padre nunca creerías
con todos tus defectos
que no amaneció un día
que yo no te quería
jamás te olvidaría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s