Un vistazo a Linux Mint 7 “Gloria” – Parte 1: Antecedentes

Durante unas vacaciones en Estados Unidos en octubre de 2007, compré una computadora portátil HP Pavilion dv2620us. Físicamente, se trata de una máquina cuyo atractivo y elegancia se puede apreciar en las siguientes fotografías:

HP Pavilion dv2620us - 1

HP Pavilion dv2620us - 3

HP Pavilion dv2620us - 2

Vino configurada de la siguiente manera:

  • Procesador AMD Turion 64 X2 mobile technology TL-58 corriendo a 1,9 Ghz (Dual-Core, 64-bit) con 1,0 MB de cache L2.
  • 2,0 GB de SDRAM DDR2.
  • Disco duro de 250,0 GB a 5.400 rpm.
  • Unidad DVD±RW (+R DL) / DVD-RAM.
  • Monitor Widescreen de 14,1 pulgadas TFT active matrix con una resolución máxima de 1280×800 (WXGA).
  • Tarjeta de gráficos NVIDIA GeForce 7150M.
  • Batería de ion de litio de 6 celdas.
  • Microsoft Windows Vista Home Premium.

Este último sistema operativo reporta un “Windows Experience Index” de 3,0.

En resumen, es una computadora con componentes relativamente poderosos que debería correr sin mayores problemas cualquier sistema operativo moderno. Sin embargo, el desempeño de esta máquina bajo Windows Vista varía de medio-aceptable a regularsón. Parte del problema de desempeño es inherente a lo sobrecargado e ineficiente que es Windows Vista per se. A esto se unen los problemas e incompatibilidades generados entre Windows Vista y el crapware (programas demo basura) que incorpora HP en la configuración de fábrica. La aplicación “Cyberlink” provoca un error que evita la carga de Windows Vista durante 4 o 5 minutos. Cuando finalmente se presenta el escritorio de Windows, una aplicación de “Ayuda” de HP llamada “HP Total Care Advisor” se cierra inesperadamente y presenta un mensaje de error. Consultando en foros de internet, al final aprendí a evitar estos errores desinstalando los programas involucrados.

Con la reciente compra de mi Apple MacBook, decidí “heredarle” esta portátil a mi pareja. Para entregarle una instalación fresca e impoluta de Windows Vista, restauré la configuración de fábrica de la computadora mediante el uso de la aplicación Ad Hoc suministrada por HP. Luego removí el crapware que viene de fábrica, instalé las aplicaciones frecuentes (procesadores de palabras, hojas de cálculo, programas multimedia, etc.). Finalmente utilicé al propio Windows Vista para liberar 30,0 GB de espacio de disco que eventualmente usaría para instalar GNU/Linux.

Después de haber probado muchas distribuciones de Linux diferentes a lo largo de los años, se puede decir que hoy día soy un usuario estable de Ubuntu. Me siento cómodo usando una derivación de Debian y lo último que haría en estos momentos sería instalar cualquier distribución basada en rpm. Después de mi temprano amor por KDE (con Mandrake, luego con Mandriva, luego con SuSE y finalmente con Kubuntu), terminé acostumbrándome a la simplicidad de Gnome. Sin embargo, mi pasado con KDE me persigue cada vez que hablo del tema de los escritorios de Linux con mi hija mayor (la mayor de las hembras, anyway) María Begoña. Ella aprendió a usar KDE en Kubuntu y cuando conversamos del tema insiste en expresar su disgusto hacia Gnome. Siempre hace referencia a “el azul”, refiriéndose a los colores predominantes del escritorio KDE que conoció utilizando Kubuntu.

Desde hace algún tiempo quería probar algún derivado de Ubuntu que trajera pre-instalados los codecs de audio/video más usados y – de ser posible – Adobe Flash. Instalar todo esto es muy sencillo en Ubuntu, pero supongo que la manía del distro-hoping (probar una y otra distribución de Linux sin decidirse finalmente por “sentar cabeza” con alguna de ellas) es parte inherente de la personalidad de todo Linuxero. Somos como una abeja que va de flor en flor, probando un poco aquí y otro poco allá, movidos por la curiosidad y la expectación por nuevas experiencias y emociones. Una rápida visita a http://distrowatch.com/ me mostró que el derivado más popular de Ubuntu es Linux Mint (ranqueados en el primero y cuarto puesto de popularidad entre todas las distribuciones de Linux, respectivamente). Linux Mint 7 “Gloria” está basado en Ubuntu 9.04 Jaunty Jackalope, usa Gnome y trae tanto Adobe Flash como los codecs de audio/video mas comunes precargados. Como ventaja adicional, es totalmente compatible con los repositorios de Ubuntu. Bajé la imagen de disco de Linux Mint 7 y la quemé en un CD. Veamos como va la instalación.

3 pensamientos en “Un vistazo a Linux Mint 7 “Gloria” – Parte 1: Antecedentes

  1. Pingback: Terminé instalando Linux Mint 7 “Gloria” en mi Netbook Acer Aspire One 150 « La Danza de las Palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s