Afortunada coincidencia

Tenía 14 meses que no veía a mi hermana, cuñado y sobrinos. Una casualidad nos juntó en Puerto Píritu primero, luego en Caracas. Oportunidad para compartir un almuerzo y algo de vino.

Anuncios