Mi Apple Macbook White no terminó siendo la gran cosa, después de todo

Creo que todo amante de la computación se ha sentido atraído en algún momento de su vida por los productos Apple. Hace poco más de tres años, yo mismo decidí invertir una considerable cantidad de dinero en la computadora tope de la línea… barata de Apple… para el año anterior a cuando la compré.

En ese momento, el sistema operativo de Apple, llamado OS/X Leopard, proporcionaba una plataforma de cómputo segura, muy eficiente en su uso de los recursos del hardware, y poseedora de una madura interfaz de usuario. Microsoft, por su parte, ofrecía un sistema operativo a medio terminar, terriblemente ineficiente hasta en el hardware más poderoso disponible, y con una interfaz de usuario llena de detalles irritantes, llamada Windows Vista.

Después de haber utilizado hardware y sistema operativo de Apple durante los últimos tres años, es momento de dar una mirada retrospectiva y resumir mis conclusiones, que os presento a continuación:

Lo negativo:

  • Si consideramos hardware de similares prestaciones, la oferta de Apple va a ser entre 25 y 35 % más cara que una PC con SO Windows.
  • Como consecuencia de lo anterior, terminé con una Apple Macbook cuyo disco duro de 120 GB apenas podía albergar mi colección de archivos de música clásica. Mi PC con Windows Vista, dotada de un disco duro de 250 GB, que compré un año antes que la Macbook, tenía espacio de sobra.
  • Una constante en las biografías de Steve Jobs que he leído, han sido las referencias a su preferencia por el uso del ratón como forma preponderante de interacción con la interfaz gráfica de usuario. Esa preferencia incluso despojó a las primeras Macs de teclas de direcciones (las flechitas), que al final tuvieron que ser incorporadas de nuevo por presión de los usuarios. Especulo que el mismo criterio, junto al amor por la simplificación de Jobs, evito que se adoptara el revolucionario concepto de las teclas de desplazamiento. Para moverse entre los extremos de un documento en Windows se debe presional Ctrl + Inicio, o Ctrl + Fin, mientras que movimientos más discretos requieren de Ctrl + RePág o Ctrl + AvPág. Los intuitivos comandos aparecen escritos directamente en el teclado, de forma que no se requiere ninguna referencia externa para usarlos luego que lo aprendemos la primera vez. Una combinación de teclas similar se puede usar para hacer lo mismo en una Apple Mac, pero no es identificable en el teclado pues el exceso de información gráfica parecía irritar la fina sensibilidad Zen de Mr. Jobs. La verdad que en tres años no me he aprendido la bendita combinación de teclas necesaria, por lo que me veo forzado a sacar mis manos del teclado y acudir al ineficiente uso del ratón.
  • Por mucho que me duela aceptarlo, y por mucho que me revuelva mis tripas linuxeras, vivimos en un mundo corporativo que funciona en Windows. Mi jefe es capaz de comprarme casi cualquier computadora que se me ocurra sin pensarlo dos veces. De hecho, la máquina que usé para iniciar este blog en el año 2007 costó 4500 dólares americanos, pero una Macbook Pro de 2000 dólares está totalmente fuera de los límites.
  • En otra de las excentricidades de Apple, la presencia en mi Macbook de un puerto Firewire me ha dejado con solo 2 puertos USB. En tres años de uso jamás tuve la necesidad de usar el bendito puerto Firewire, en parte por las tiránicas condiciones de licenciamiento de Apple que terminaron causando el rechazo de los fabricantes de periféricos. El tercer puerto USB me hizo falta un millón de veces en ese mismo período.
  • A pesar de su elevado precio respecto a ofertas similares de la competencia, se necesita una tarjeta adaptadora para leer una tarjeta SD en esta computadora. Absurdo totalmente.
  • El Trackpad es machete, el mejor que he usado en mi vida. Sin embargo, casi siempre fue sustituido por un ratón USB conectado a un puerto que siempre parecía faltarme. Para todo efecto práctico el fantástico Trackpad cumple la misma función que el deprimente equivalente en mi antigua Acer Aspire One 150.
  • El hardware es muy bonito, pero muy frágil. El plástico blanco se oxida adquiriendo una nauseabunda tonalidad amarilla, aún cuando se almacena cuidadosamente en un forro de neopreno cuando la computadora no está en uso. Para colmo, es la primera portátil que ha sufrido de una tecla rota entre las 9 que he poseído, incluso habiendo sido la menos usada de todas ellas.

Lo  positivo:

  • El sistema operativo funciona muy eficientemente. Era de esperar en un derivativo de UNIX que no necesita correr un antivirus en segundo plano.
  • iTunes, software fundamental de quienes amamos el iPod y el iPhone, corre mil veces mejor en OS/X, que en Windows. Lamentablemente el famélico disco duro nunca me permitió aprovechar este mejor desempeño, puesto que alguno de mis iPods poseía discos duros de mayor tamaño que mi Macbook.
  • La duración de la batería siempre fue muy satisfactoria.
  • Las actualizaciones del sistema operativo son frecuentes, y baratas de comprar.
  • La vendí esta tarde después de tres años de uso y con una tecla rota, por la mitad de los bolívares nominales que necesité para comprarla. Ajustados por inflación, pude recuperar el 22 % del precio inicial. Nada mal, sobretodo considerando que el comprador parecía muy satisfecho con su compra. Pude haber restaurado el teclado e instalado un disco duro grande por tan solo el 11 % del precio inicial, y haber extendido su vida útil al menos un par de años. En el fondo concluí que no valía la pena. El dinero que obtuve de la venta pagará el 40 % de una computadora portátil Sony Intel Core i3 a 2,30 GHz con una brillante pantalla de 14 pulgadas, 4 GB de RAM y un disco duro de 320 GB. Como también he vendido mi cámara fotográfica DSLR Canon Digital Rebel XSi de 12,2 MegaPixels, solo tendré que pagar unos 150 dólares americanos para actualizar mi computadora principal.

Un pensamiento en “Mi Apple Macbook White no terminó siendo la gran cosa, después de todo

  1. Pingback: Latino » Blog Archive » Mi Apple Macbook White no terminó siendo la gran cosa, después de todo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s