La Última Cruzada de Zapato 3 en Punto Fijo el 21 de septiembre de 2012

El peor concierto al que he asistido en mi vida, producto de unos organizadores incapaces, indolentes, poco profesionales, y hasta poco honestos en el cumplimiento de las condiciones ofrecidas en la boletería.

La convocatoria inicial para el viernes 20 de julio de 2012 tuvo que ser pospuesta ante la escasa venta de boletos, llamada eufemísticamente “razones logísticas” por los organizadores. Supongo que el provinciano público puntofijano, puntofijense, puntofijista o como sea que se llamen a sí mismos, no estaría muy interesado en una gloria del rock nacional como Zapato 3. Se convocó entonces para las 8 de la noche del 1ero. de septiembre de 2012, cuando Zapato 3 se presentaría en un show compartido con la banda de pop-rock para carajitas llamada Caramelos de Cianuro. Después de superar las ganas de vomitar que me provocó la inclusión de esta bandita en un concierto de la gira La Última Cruzada, terminé conformándome al razonar que quizá se requería llegar  a esos dolorosos extremos para interesar lo suficiente a los nativos. Eve y yo viajamos a Punto Fijo el 11 de agosto, y compramos nuestros boletos para el área VIP situada a la izquierda de la tarima. Casi solté una carcajada cuando me enteré que habría un área con mesas y sillas al lado derecho de la tarima, pues como buen caraqueño amante de la hoya (1) del Poliedro de Caracas (2), siento un profundo desprecio por la gente que se sienta en un concierto de rock. Un accidente industrial catastrófico ocurrido el 25 de agosto en la Refinería de Amuay, ubicada bastante cerca del lugar donde se haría el concierto, causó una nueva postergación. Finalmente se publicó nueva fecha para las 7 de la noche del viernes 21 de septiembre del 2012.

Viajamos desde Maracaibo el mismo día del concierto, y arribamos a Punto Fijo como a las 3 de la tarde. Visitamos algunos comercios, llegamos a casa de mis suegros, cenamos algo rápido en un puesto callejero no muy higiénico, y nos dirigimos al concierto sin mucho apuro. Mi intención inicial era entrar al concierto a media presentación de la banda de relleno, pero al final decidimos incorporarnos a la cola como a las 7:30 de la noche. Poco antes de las 8 de la noche ingresamos al estacionamiento con tarima donde se haría el concierto, sorprendidos porque no había separación entre el público que pagó entradas generales, y quienes pagamos entradas VIP por el doble del precio de aquellas.

Antes del concierto, comiendo algo en un desvencijado y sucio puesto callejero, aún ignorando la inmensa desorganización e indolencia que viviríamos en este concierto.

Como es mi costumbre en los conciertos, escogí un lugar cerca de la tarima que mantendría hasta el final del espectáculo. La publicidad de la nueva fecha establecía el comienzo para las 7 de la noche, y sin embargo no ocurrió absolutamente nada hasta las 9:20 de la noche. A esa hora, comenzaron a presentar videos musicales en las pantallas gigantes del escenario, pero sin que se viera el más mínimo preparativo para el inicio del concierto. Faltando 20 minutos para las 11 de la noche, finalmente apareció un presentador de voz engolada anunciando a los Caramelos de Cianuro, 3 horas y 40 minutos después de la hora pautada. Si eso le parece diligente y profesional a Rockline Producciones y a Top Show Producciones, tienen un inmenso rancho en la cabeza.

Jamás me esperé mucho del espectáculo de Caramelos de Cianuro. Sus letras son bastante primitivas e inelegantes, totalmente carentes de la sutileza que le permite a un buen letrista decir cualquier barbaridad sin sonar vulgar. Son el equivalente pop a la salsa erótica de los años 80. Nunca los había visto tocar, pero habiéndolos oído ocasionalmente por la radio hubiese jurado que su conformación era bajista, baterista, vocalista, y un guitarrista con solo dos dedos en su mano diestra, y solo tres en la siniestra. Fue toda una sorpresa ver dos guitarras tocando simultáneamente en el escenario, y aún así producir un sonido tan pobre. Respecto al vocalista, lo único salvable de su espectáculo es la teatralidad de las muecas de pervertido sexual que hace mientras canta, muy acordes a la naturaleza simplona de sus letras.

Curiosamente, observé a muchas jovencitas bailando y coreando las canciones de los Cianuros en un desaforado trance cuasi-hipnótico, que se me ocurre interpretar como manifestación de un reciente despertar sexual. Lo dicho, una banda pop-rock para carajitas brinconas.

Poco antes de la una de la madrugada, 5 horas luego de haber ocupado mi posición frente a la tarima, y 6 horas después de la hora estipulada para el comienzo del concierto, finalmente salió al escenario Zapato 3.

Creo que es bastante obvio que adoro a esta banda caraqueña, y que su música me es muy especial y querida. Sin embargo, no me pareció un buen concierto. Supongo que la banda estaba tan cansada por la espera, como yo. Álvaro estaba tan distraído, que se le ocurrió introducir Amor de Hierro diciendo “Olvidemos Amuay”. ¿Como carajo se olvida uno de un accidente donde murieron 50 personas, otras cientos resultaron quemadas, se dañó una de las instalaciones industriales más importantes de la nación, a 2 kilómetros del lugar donde estábamos, apenas cuatro semanas antes? Ya a la séptima u octava canción empezaron a despedirse, totalmente desconectados de un público que mayoritariamente no les fue a ver a ellos.

En realidad fue mi error haberlos ido a despedir en ese monte y culebras, después del apoteósico concierto en el CIEC de Caracas, donde cada uno de los asistentes parecía predestinado para estar allí, en ese instante.

(1) hoya.
(Del lat. fovĕa).
1. f. Concavidad u hondura grande formada en la tierra.

(2) hoya del Poliedro de Caracas.
Con ese nombre se llama al área abierta ubicada justo frente a la tarima modular que se instala en esa sala de espectáculos. Desde las gradas, esa área se observa sumida en una depresión frente al escenario, y de allí que se le denomine “hoya”. El público suele mantenerse de pie en esa “hoya”, para poder observar a los músicos más de cerca. Muchos cronistas descuidados se refieren a ese lugar como la “olla” del Poliedro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s