Madrugada del Primero de marzo de 2014

Mi madre cumple años hoy, aunque en realidad ella nació un 29 de febrero. Entretanto, disfruto una copa de Jerez, mientras escucho un concierto de Tiësto, en espera de su presentación en Caracas el 4 de abril de 2014.

En mi máquina podemos observar a Tiësto, y a Camus retratado por Henri Cartier-Bresson.

20140301 Captura de pantalla

Anuncios

Lo que hace un geek un viernes por la noche

20130223 Lo que hace un geek un viernes por la nocheA la izquierda, mi Lenovo B470 intel CORE i3 @ 2,20 GHz,. con 5 GB de memoria RAM corriendo Windows 7 Entereprise 64-bit en su espacioso disco de 500 GB. En el centro mi recién comprada iPad Mini 32GB, con 512 MB de RAM, en su pretención de superar la Samsung Galaxy 10.1 que compré hace un año. A la derecha, mi amada Lenovo S10-2 intel Atom N280 @ 1,66 GHz, con 2 GB de RAM corriendo Windows 7 Starter. Estoy reinstalando Windows, actualizándolo, e instalando algunos programas esenciales en esta última para regalarla a Carla Victoria, la menor de mis hijas hembras.

De Caracas a Barcelona por los llanos orientales venezolanos

Usualmente viajo entre Caracas y Barcelona bordeando la costa, en un agradable y relajado recorrido de 300 kilómetros que me toma unas 4 horas. Bastó la caída de un solo puente, el Puente de Cúpira, para obligarme a tomar una ruta alternativa de 750 kilómetros y 11 horas, a través de los llanos orientales venezolanos. Salí de Caracas hacia San Juan de los Morros, Valle de la Pascua, Santa María de Ipire, Pariaguán, El Tigre, Anaco y Barcelona. No es la ruta más corta, pero no me encontré ni una sola congestión de tránsito, y solo utiliza carreteras decentemente pavimentadas. Como ninguna carretera venezolana actual está libre de peligros, la mitad de un pontón después de Valle de la Pascua colapsó y solo tiene un precario canal de circulación, y hay 3 kilómetros de pavimento casi inexistente entre Santa María de Ipire y Pariaguán.

Algunos drams en un bar decrépito del aeropuerto de Maiquetía

Servidos en una copa para …, bueno, digamos que nos es precisamente un vaso Glencairn. Hasta me ofrecieron verter mi Blended Whisky Aged 12 Years en unos caballitos para tequila. La señora que me los sirve es muy dulce, y con su sonrisa venezolana me compensa el vaso inapropiado que huele a agua jabonosa de reuso.

Hay que ver que 4 drams hacen bastante agradables las 5 horas de espera en este mal mantenido aeropuerto. Respecto a los baños, he encontrado más limpios en las carreteras semi-desérticas de este país al borde de la miseria autoinducida.

Los drams han sido 2 Buchanan’s De Luxe, 1 Grand Old Parr, y repito el Buchanan’s. El Old Parr me ha parecido inodoro y ridículamente suave, un trago demasiado olvidable. El Buchanan’s, con su potente olor a Dalwhinnie que apabulla el olor a jabón de mi improvisada copa, una dulce maravilla.

Como es costumbre en los aeropuertos venezolanos, estos bares de mala muerte tienen precios exorbitantes. Estos cuatro tragos mal servidos me han costado el equivalente al precio de una botella de 75 cl de cualquiera de los whiskies involucrados. Estuvo agradable la espera, pero en el futuro me limitaré a tomar Cocacola ligera.

Ciudad De Pobres Corazones de Fito Páez

Curiosa cosa que Rodolfito lleve el mismo apellido de quién fundó Venezuela luego de los delirios unionistas de don Simón Bolívar. El solo apellido del Rosarino prueba que somos, en esencia, los mismos “tercios” desde el Río Bravo hasta la Tierra del Fuego. Bolívar tuvo razón, pero no la tuvo.

“Lamentablemente” nunca probé drogas como para entender del todo muchas cosas que se entre-leen en la letra de esta canción. Doña Yolanda lo hubiese considerado inapropiado, y Néstor José, estúpido. No podemos, después de todo, escapar de nuestros antepasados. La Argentina y Papá en un mismo pensamiento me recuerdan aquella noche Bonaerense de mil nueve nueve uno, cuando fuimos con doña Tibisay a ver a José Sacristán en la adaptación teatral de la obra La guerra de nuestros antepasados, de Miguel Delibes. Había triunfado en la temporada española de mil nueve noventa, y la pudimos disfrutar en Buenos Aires a finales del otoño austral siguiente, comienzos de abril. Vanessa se quedó en casa en Belgrano esa noche, al menos eso creo. En retrospectiva, esa obra me susurra a gritos L´Etranger, de Camus, sobretodo cuando cambiamos a nuestro médico de Las Guerras por el cura imbécil de L´Etranger.

Conocí la canción en una etapa crítica, y paradógicamente, alegre de mi vida. Fito siempre fue interesante a más no poder, y al mismo tiempo, un poco iluso con esa aberración por La Habana, y su consecuente miseria comunista. Para un guitarrista como yo, un pianista como Páez es siempre una curiosidad. Pero sus letras y armonías siempre fueron más misteriosas que la simple diferencia técnica/mecánica entre componer/ejecutar para guitarra, y hacerlo para piano.

A continuación la letra de la canción, que transcribo mientras escucho una versión de la misma cantada por Fito, Charly García y Gustavo Cerati. En la época cuando José Sacristán presentó La Guerra de nuestros antepasados en Bs. As., Gustavo se presentaba con Soda Stereo en el Teatro Rex de la misma ciudad. Estuve allí, y fue maravilloso. Por cierto que durante esos mismos días se presentaba A-Ha en el Luna Park.

En esta puta ciudad

Todo se incendia y se va

Y matan a pobres corazones

Matan a pobres corazones.

En esta sucia ciudad

No hay que seguir ni parar

Ciudad de locos corazones

Ciudad de locos corazones.

No quiero salir a fumar

No quiero salir a la calle con vos

No quiero empezar a pensar

Quién puso la yerba en el viejo cajón

¡Ooooh!

Buen día Lexotanil

Buen día señora

Buen día doctor

Maldito sea tu amor

Tu inmenso reino

Y tu ansiado dolor

¿Qué es lo que quieres de mí?

¿Qué es lo que quieres saber?

No me verás arrodillado

No me verás arrodillado

Dicen que ya no soy yo

Que estoy más loco que ayer

Y matan a pobres corazones

Matan a pobres corazones

No quiero salir a fumar

No quiero salir a la calle con vos

No quiero empezar a pensar

Quién puso la yerba en el viejo cajón

¡Ooooh!

Buen día Lexotanil

Buen día señora

Buen día doctor

Maldito sea tu amor

Tu inmenso reino

Y tu ansiado dolor

¡Ooooh!

En esta puta ciudad

Todo se incendia y se va

Matan a pobres corazones

Matan a pobres corazones

Matan a pobres corazones

Matan a pobres corazones.