Mi Apple Macbook White no terminó siendo la gran cosa, después de todo

Creo que todo amante de la computación se ha sentido atraído en algún momento de su vida por los productos Apple. Hace poco más de tres años, yo mismo decidí invertir una considerable cantidad de dinero en la computadora tope de la línea… barata de Apple… para el año anterior a cuando la compré.

En ese momento, el sistema operativo de Apple, llamado OS/X Leopard, proporcionaba una plataforma de cómputo segura, muy eficiente en su uso de los recursos del hardware, y poseedora de una madura interfaz de usuario. Microsoft, por su parte, ofrecía un sistema operativo a medio terminar, terriblemente ineficiente hasta en el hardware más poderoso disponible, y con una interfaz de usuario llena de detalles irritantes, llamada Windows Vista.

Después de haber utilizado hardware y sistema operativo de Apple durante los últimos tres años, es momento de dar una mirada retrospectiva y resumir mis conclusiones, que os presento a continuación:

Lo negativo:

  • Si consideramos hardware de similares prestaciones, la oferta de Apple va a ser entre 25 y 35 % más cara que una PC con SO Windows.
  • Como consecuencia de lo anterior, terminé con una Apple Macbook cuyo disco duro de 120 GB apenas podía albergar mi colección de archivos de música clásica. Mi PC con Windows Vista, dotada de un disco duro de 250 GB, que compré un año antes que la Macbook, tenía espacio de sobra.
  • Una constante en las biografías de Steve Jobs que he leído, han sido las referencias a su preferencia por el uso del ratón como forma preponderante de interacción con la interfaz gráfica de usuario. Esa preferencia incluso despojó a las primeras Macs de teclas de direcciones (las flechitas), que al final tuvieron que ser incorporadas de nuevo por presión de los usuarios. Especulo que el mismo criterio, junto al amor por la simplificación de Jobs, evito que se adoptara el revolucionario concepto de las teclas de desplazamiento. Para moverse entre los extremos de un documento en Windows se debe presional Ctrl + Inicio, o Ctrl + Fin, mientras que movimientos más discretos requieren de Ctrl + RePág o Ctrl + AvPág. Los intuitivos comandos aparecen escritos directamente en el teclado, de forma que no se requiere ninguna referencia externa para usarlos luego que lo aprendemos la primera vez. Una combinación de teclas similar se puede usar para hacer lo mismo en una Apple Mac, pero no es identificable en el teclado pues el exceso de información gráfica parecía irritar la fina sensibilidad Zen de Mr. Jobs. La verdad que en tres años no me he aprendido la bendita combinación de teclas necesaria, por lo que me veo forzado a sacar mis manos del teclado y acudir al ineficiente uso del ratón.
  • Por mucho que me duela aceptarlo, y por mucho que me revuelva mis tripas linuxeras, vivimos en un mundo corporativo que funciona en Windows. Mi jefe es capaz de comprarme casi cualquier computadora que se me ocurra sin pensarlo dos veces. De hecho, la máquina que usé para iniciar este blog en el año 2007 costó 4500 dólares americanos, pero una Macbook Pro de 2000 dólares está totalmente fuera de los límites.
  • En otra de las excentricidades de Apple, la presencia en mi Macbook de un puerto Firewire me ha dejado con solo 2 puertos USB. En tres años de uso jamás tuve la necesidad de usar el bendito puerto Firewire, en parte por las tiránicas condiciones de licenciamiento de Apple que terminaron causando el rechazo de los fabricantes de periféricos. El tercer puerto USB me hizo falta un millón de veces en ese mismo período.
  • A pesar de su elevado precio respecto a ofertas similares de la competencia, se necesita una tarjeta adaptadora para leer una tarjeta SD en esta computadora. Absurdo totalmente.
  • El Trackpad es machete, el mejor que he usado en mi vida. Sin embargo, casi siempre fue sustituido por un ratón USB conectado a un puerto que siempre parecía faltarme. Para todo efecto práctico el fantástico Trackpad cumple la misma función que el deprimente equivalente en mi antigua Acer Aspire One 150.
  • El hardware es muy bonito, pero muy frágil. El plástico blanco se oxida adquiriendo una nauseabunda tonalidad amarilla, aún cuando se almacena cuidadosamente en un forro de neopreno cuando la computadora no está en uso. Para colmo, es la primera portátil que ha sufrido de una tecla rota entre las 9 que he poseído, incluso habiendo sido la menos usada de todas ellas.

Lo  positivo:

  • El sistema operativo funciona muy eficientemente. Era de esperar en un derivativo de UNIX que no necesita correr un antivirus en segundo plano.
  • iTunes, software fundamental de quienes amamos el iPod y el iPhone, corre mil veces mejor en OS/X, que en Windows. Lamentablemente el famélico disco duro nunca me permitió aprovechar este mejor desempeño, puesto que alguno de mis iPods poseía discos duros de mayor tamaño que mi Macbook.
  • La duración de la batería siempre fue muy satisfactoria.
  • Las actualizaciones del sistema operativo son frecuentes, y baratas de comprar.
  • La vendí esta tarde después de tres años de uso y con una tecla rota, por la mitad de los bolívares nominales que necesité para comprarla. Ajustados por inflación, pude recuperar el 22 % del precio inicial. Nada mal, sobretodo considerando que el comprador parecía muy satisfecho con su compra. Pude haber restaurado el teclado e instalado un disco duro grande por tan solo el 11 % del precio inicial, y haber extendido su vida útil al menos un par de años. En el fondo concluí que no valía la pena. El dinero que obtuve de la venta pagará el 40 % de una computadora portátil Sony Intel Core i3 a 2,30 GHz con una brillante pantalla de 14 pulgadas, 4 GB de RAM y un disco duro de 320 GB. Como también he vendido mi cámara fotográfica DSLR Canon Digital Rebel XSi de 12,2 MegaPixels, solo tendré que pagar unos 150 dólares americanos para actualizar mi computadora principal.
Anuncios

Samsung Galaxy Tab 10.1 de Movistar Venezuela

Mis primeras escaramuzas con el mundo de la computación fueron durante el año 1985 con la Apple IIc. En ese entonces, esa computadora se consideraba como portátil, y para los estándares de la época, ciertamente lo era. Recuerdo que en ese entonces se podía comprar por 10.000,00 bolívares, que era exactamente el doble de lo que costó mi órgano Wizard by Wurlitzer, y más de 14 veces lo que costó mi guitarra acústica española Tatay. Debo decir que era una inmensa cantidad de dinero. En todo caso, fue la primera computadora que llamó mi atención al punto de que aprendí a programar computadoras para programar esta cosa. Mi padre pensaba de mi un artista, cuando en realidad había parido un geek.

Supongo que desde entonces me llamó particularmente la atención la computación movil, disponible doquiera uno fuese. Pasaron frente a mi muchas soluciones parciales que siempre observé con escepticismo. El advenimiento de las Netbooks, con la Asus Eee PC a la cabeza, no me convenció. Siempre he amado a Linux, pero una pantalla de 7 pulgadas era demasiado poco. Sin embargo caí ante estas maquinitas maravillosas durante enero de 2009, cuando compré la Acer Aspire One 150, con su disco duro de 160 GB, su 1 GB de RAM, su Windows XP, su procesador Intel® Atom N270 a 1,6 GHz, y su pantalla de 8,9 pulgadas con resolución 1024 x 600. Poco después terminé instalando Linux Mint 7 “Gloria” en esta computadora, para luego venderla. Con los fondos obtenidos de la venta y un poco más, compré la Lenovo IdeaPad S10-2 que conservo hasta hoy día. Es una máquina maravillosa con un teclado algo chico que continua teniendo un ventilador que puede llenarse de basurilla si lo usáis en la cama. Tiene una buena capacidad de disco duro, 250 GB, y una hermosa pantalla de 10,1 pulgadas y 1024 x 600 de resolución.

Finalmente Steve Jobs creó las Tablets con el iPad. Me resistí a comprar uno de ellos debido a su altísimo costo y múltiples limitaciones, pero finalmente he sucumbido ante la tentación. Por supuesto, he escogido un derivativo de Linux en la forma del sistema operativo Android, de Google.

Después de mucha cavilación, he escogido la Samsung Galaxy Tab 10.1ofrecida por Movistar Venezuela. En Venezuela es posible obtener un Apple iPad 2, pero su costo es ridículamente alto sin el subsidio de alguna operadora de telefonía celular.

En las tablets como el Samsung Galaxy Tab 10.1, la primera ventaja es la ausencia de disco duro rotativo. La tablet viene equipada exclusivamente con memoria flash, lo que disminuye el consumo de batería del motor eléctrico de un disco duro convencional. Esto produce un tiempo entre recargas de 8 a 9 horas, incluso reproduciendo vídeos. Pero lo que más me ha gustado es la facilidad de reproducir archivos PDF. He podido leer el pliego de condiciones de la licitación en la que estoy trabajando actualmente, sin ningún problema. También he podido ver vídeos en alta resolución de los documentales históricos que tengo pendientes.

Terminé instalando Linux Mint 7 “Gloria” en mi Netbook Acer Aspire One 150

Una de las limitaciones más importantes de las netbook en general es la reducida dimensión de su pantalla. En el caso particular de mi Acer Aspire One 150, la pantalla mide 9 pulgadas en diagonal y tiene una resolución máxima de 1024×600 pixeles. La pantalla muestra cómodamente todo el ancho de las aplicaciones, teniendo problemas para mostrar su altura. Se debe, en consecuencia, procurar aprovechar al máximo la altura libre del escritorio.

El Windows XP Service Pack 3 que viene instalado de fábrica en esta netbook tiene un solo panel situado en la parte inferior del escritorio. En caso necesario, incluso se puede ordenar al sistema operativo ocultar ese panel. Como usualmente abro muchas aplicaciones al mismo tiempo, evito ocultar este panel para ver rápidamente que aplicaciones están abiertas y para pasar rápidamente de una a otra. El escritorio de Windows XP en mi netbook se observa en el “pantallazo” siguiente:

20090823 Screenshot de escritorio AAO150 con Windows XP SP3
Para tener un mejor desempeño del hardware de la netbook, le instalé Linux en “dual boot”. Esto quiere decir que al arrancar la computadora puedo escoger si cargar Windows XP o Linux. Linux es un sistema operativo más rápido, eficiente, seguro y fácil de usar que Windows XP.

Inicialmente instalé Ubuntu Linux 9.04 Jaunty Jackalope. Por defecto, Ubuntu usa el escritorio Gnome con dos paneles; uno en la parte superior y uno en la parte inferior del escritorio. La desventaja de esto en una pantalla de netbook es que se “desperdician” 24 píxeles en la parte superior del escritorio y otros 24 pixeles en la parte inferior. El 8 % de la altura de la pantalla se utiliza para paneles dejando solo 552 pixeles de altura para las aplicaciones. Como todo en Linux, se pueden modificar los paneles, modificar su posición, ocultarlos, cambiar lo que se muestra en ellos o eliminarlos. Intenté cambiar los paneles pero al final solo me sentí cómodo manteniendo ambos paneles en sus posiciones “por defecto”. Un “pantallazo” del escritorio final se muestra a continuación:

20090817 Screenshot de escritorio AAO150 con Ubuntu Jaunty

Después de haber instalado Linux Mint 7 “Gloria” en la portátil HP Pavilion dv2620us, me decidí a instalarlo en mi netbook. Conservé el panel original de Mint en la parte inferior de la pantalla y añadí un panel adicional en la parte derecha. Configuré este panel a la derecha para tener un ancho de 48 pixeles, lo que me permite entender fácilmente toda la información que presenta. Con todo esto “recuperé” 24 pixeles de altura de pantalla sin sacrificar tener a la vista toda la información que me gusta tener disponible con solo ver la pantalla. Como esta netbook tiene 1024 pixeles de ancho, las aplicaciones en general no “extrañan” esos 48 pixeles a lo ancho de menos. Un “pantallazo” del resultado se puede ver a continuación:

20090823 Screenshot de escritorio AAO150 con LinuxMint 7 Gloria

Herramientas para “bloggear” (continuación)

De la prueba anterior inferimos que “ScribeFire” no “escala” las fotografías al ancho disponible en el tema del blog. Esto provoca que la primera fotografía de la entrada anterior aparezca recortada caprichosamente. Se me ocurre que esto puede ser solucionado disminuyendo manualmente el tamaño de la fotografía utilizando Gimp u otro programa similar. En resumen: un fastidio. La herramienta en línea de Blogger hace este proceso automáticamente.

Curiosamente, la fotografía se ve recortada caprichosamente solo en el browser. Cuando se baja y despliega la imagen (con boton derecho, luego “View Image”), sale completa.

Herramientas para “bloggear”

Me interesa probar una herramienta multiplataforma, debido a que mi exagerada curiosidad me hace trabajar en tres sistemas operativos distintos: Windows XP Service Pack 3 en la oficina y Ubuntu Linux 9.04 Jaunty Jackalope / Apple Mac OS X en casa. La mayoría de mis posts son escritos en la lengua de Cervantes, por lo que un corrector ortográfico en Castellano es deseable.

Este mismo post está siendo escrito en una extensión de Firefox llamada “ScribeFire”. Fue comenzada a las 22H35 e intentaré insertar al menos dos fotografías para ver como funciona. La primera “fotografía” a insertar será una “pantallazo” de este mismo post, que vemos a continuación:

Finalmente insertaré una fotografía de mis hijos en el parque, que incluyo debido a que son hermosos.

22H57, nada mal considerando que mi conexión a internet para subir las fotos está lenta debido a mi actividad con torrents y que tuve que “pescar” la segunda foto desde mi Blackberry. No tengo idea de como hacer una verificación ortográfica, pero en general, mi ortografía en Castellano e Inglés es bastante buena. Mi Francés hablado es estupendo, pero escrito es vergonzoso.

Un vistazo a Linux Mint 7 “Gloria” – Parte 2: Instalación y conclusión

Coloco el CD con la imagen de Linux Mint 7 “Gloria” en la portátil HP Pavilion dv2620us y arranco desde la unidad de disco óptico. Desde el momento en que presiono el botón de encendido hasta que me encuentro en el escritorio totalmente cargado y funcional de Linux Mint transcurren solo 3 minutos y 30 segundos. Nada mal para el tiempo de arranque desde un CD. Me encuentro con una configuración del escritorio Gnome que más bien resembla a Windows o KDE. Supongo que es una forma de facilitarle la transición a los usuarios que vienen de Windows.

La resolución de pantalla inicial es incorrectamente configurada a 800×600. No es muy cómoda pero me permite continuar con la instalación, por lo cual dejo la corrección de este problema para después.

LinuxMint7-1

Inicio la instalación sabiendo que ya tengo espacio de disco libre y no particionado que separé anteriormente utilizando la herramienta de partición que viene con Windows Vista. En líneas generales, evito utilizar Linux para manipular (encoger y/o agrandar) particiones primarias booteables de Microsoft Windows. También desconecto la computadora de internet para evitar que la consulta a los repositorios añada tiempo a la instalación. Veamos algo del progreso de la instalación…

LinuxMint7-2

… y su finalización, 13 minutos con 35 segundos más tarde…

LinuxMint7-3

Conecto mi modem USB 3G Huawei E226 con cuenta de Movistar Venezuela y reinicio la computadora. Apenas arranca Linux Mint, me ofrece configurar el antes mencionado modem. Lo configuro básicamente siguiendo las instrucciones del ISP para Windows.

LinuxMint7-4

En este punto, mis problemas se reducen a la configuración incorrecta de la resolución de la pantalla y a la ausencia de conexión inalámbrica. Veamos que puede hacer Linux Mint para solucionarlo:

LinuxMint7-6

LinuxMint7-7

Escojo los drivers que necesito, re-arranco la computadora y obtengo la resolución correcta (1280×800) y la conexión inalámbrica:

LinuxMint7-8

LinuxMint7-9

Los botones sensibles al tacto funcionan “out-of-the-box”. Incluso controlan mi reproductor multimedia tan transparentemente como sucede en Mac OS X en mi MacBook. El lector de tarjetas multimedia (SD, MS/Pro, MMC y xD) funciona perfectamente, al igual que lo hace el switch que enciende/apaga la tarjeta WiFi y la tarjeta Bluetooth. Luego de instalar el programa “Cheese Webcam Booth” verifico que la webcam graba fotos y videos sin problema, y que el micrófono integrado funciona correctamente.

Lo que me gusta de Linux Mint que no es ofrecido por Ubuntu:

  • Los codecs de multimedia más usuales y Adobe Flash están incluidos en el CD de instalación. Esto permite bootear desde el live-CD y reproducir contenido multimedia (audio y video) de la web sin necesidad de instalar nada.
  • Hay muchos programas útiles que yo considero esenciales que ya vienen preinstalados. Algunos ejemplos incluyen:
    • APTonCD. Sirve para hacer respaldos de las actualizaciones instaladas en la distribución. Este programa es muy útil si se instala la misma distribución en varias computadoras o si se desea actualizar la distribución en una computadora con acceso limitado a internet.
    • CompizConfig Settings Manager. Se utiliza para configurar Compiz.
    • Gufw, que es una herramienta gráfica para configurar ufw (uncomplicated firewall).
    • Gnome Do, muy parecido a Quicksilver que se usa en Mac OS X.
    • Mozilla Thunderbird, que no necesita mayores comentarios.
    • Cups-pdf, que permite “imprimir” desde cualquier programa hacia un archivo pdf.
  • El tema de escritorio es elegante y atractivo a la vista. Los colores utilizados son frescos y muy agradables. Claro está que comparado con el tema por defecto de Ubuntu, cualquier cosa se vería bien.

Lo que no me gusta de Linux Mint:

Para instalar en las computadoras que uso personalmente con Linux, prefiero utilizar Ubuntu directamente. Esto es solo un prejuicio personal y no tiene una razón lógica. Tengo la firme intención de mantener un live-CD con Linux Mint a la mano.

En conclusión:

Linux Mint 7 “Gloria” es una distribución fantástica. Hereda mucha de la solidez de Ubuntu en el escritorio y mejora significativamente mi experiencia de usuario. Me gusta tanto que de ahora en adelante será la distribución que mantendré para mi pareja en esta computadora. Por razones de trabajo conservaré Windows Vista en dual-boot, pero no espero arrancar Windows con mucha frecuencia en esta máquina.